Inicio | mayo 2016 »

4 posts from abril 2016

04/29/2016

Se escribe así: la aventura de escribir

2016_05_01_not_konpalabra_aventura

Escribir claramente no debe convertirse en un tormento. A diferencia de lo que muchos piensan, la escritura fluye, diáfana, como cualquier modo de expresión, siempre y cuando sepas lo necesario. Y esto último no necesariamente tiene que ver con lo que saben lingüistas y gramáticos, expertos en el lenguaje, cuyos conocimientos llegan a profundizar tanto en las normas y leyes del idioma, que se sorprende uno de poder comunicarse de vez en cuando con alguien, ignorando todos estos valiosos saberes. Habría que decirles a estos recalcitrantes seres de toga y birrete que saber relacionarse con los demás no requiere tantos anatemas de su parte, porque sus pupilos desconocen menudencias al respecto, antes bien, como lo señaló Chomsky en su momento, todos tenemos una competencia lingüística, que nos permite expresar ideas y sentimientos más o menos claros.

En ese sentido, los expertos no deberían intimidar tanto a los novicios que se aventuran en el hermoso arte de la escritura. Por el contrario, resulta casi un deber para ellos apoyarlos en su empresa, alentarlos a seguir sin importar los muchos traspiés que puedan sufrir. Probarles que la escritura no es diferente de cualquier otra hazaña que uno se proponga; habrá inconvenientes, eso es obvio, qué situación no los tiene, pero no por eso deben abdicar como si estuvieran negados para esto. Saber escribir no es conocerse al dedillo una gramática, o unas normas ortográficas, ni mucho menos un manual de estilo, aunque si se sabe algo de esto, la cosa se hace más sencilla; no, escribir implica organización, claridad y sobre todo intenciones de comunicarse. Tener muy presente que hay alguien afuera esperando captar claramente mi mensaje. Las normas no son la vida, tan sólo la regulan para que esto no pase a ser una torre de Babel. En todo caso, son herramientas para nuestro beneficio, no leyes sagradas e inmutables que deben respetarse como si de inspiración divina se tratara.

Que los expertos se encarguen de la especialización en el lenguaje, mientras los demás mortales, los humildes profanos, sólo se preocupen por saber cómo expresarse claramente. Esa es la gran aventura. Pertrecharnos para ella, tomar las vituallas necesarias y los utensilios esenciales para hacer frente al gran viaje, esa debe ser nuestra meta. Lo demás es anecdótico. Nadie debe sufrir cuando escribe, porque si se le prepara adecuadamente, sin tanta pompa y conocimiento inútil, su viaje no resultará tan terrible como los gramáticos quieren. Al final, este viaje debe disfrutarse como cualquier otro, poniendo en ello, cariño, esmero y dedicación, así como fortaleza mental, disposición y deseo de llegar a puerto seguro. ¡Hagamos de esta aventura, una singular!

IR A SE ESCRBE ASÍ

04/20/2016

Dónde y cuándo se pone la coma

2016_04_28_not_konpalabra_coma

Si nos aventuráramos en medio de una isla desconocida, sin ciertos saberes necesarios para la supervivencia, es probable que la cosa no acabara bien: vacilaríamos, no sabríamos qué hacer, quizá aguardaríamos en un rincón, ocultos del peligro latente, una ayuda inesperada. Mas si supiéramos cómo actuar, nuestras expectativas aumentarían considerablemente, pues uno intentaría arreglárselas por sí mismo. Y de eso se trata cualquier aventura: saber qué hacer para salvar obstáculos. De modo, pues, que el éxito depende de hacernos con los conocimientos básicos e indispensables. Y la escritura no es distinta de otras empresas riesgosas y excitantes. También aquí debes tener pautas esenciales para salir airoso. De suerte que escribir claramente es otro desafío que puede afrontarse, sin tantas dudas, haciéndose uno con los saberes necesarios.

Dónde poner una coma, o dónde no hacerlo, no debería ser un rompecabezas, ni mucho menos motivo de quejas y lamentos; se requiere saber cosas elementales para hacerlo con más seguridad. A continuación, analicemos tres normas de la coma, las más necesarias, para despejar dudas al respecto:

El primero de ellos, es el uso básico de la coma: la empleamos para separar elementos de una misma serie, sean palabras o sean frases.

Ejemplos:

  • Bella, joven, inteligente y simpática.
  • Tú lo sabes, él lo sabe, todos lo saben.

Otro uso básico de la coma, aunque más complejo que el anterior, es el inciso. Separamos entre comas un comentario, o una explicación.

Ejemplos:

  • Ella, creo yo, es la más engreída de la clase.
  • García Márquez, escritor colombiano, es el autor de Cien años de Soledad.
  • Carlos, que estaba enfermo, no pudo asistir a la conferencia.

Por último, la coma también sirve para separar vocativos (referencia a otro sujeto) en los enunciados, pues de no hacerlo, el sentido de lo que intentamos expresar varía.

Ejemplos:

  • Karen camina rápido.
  • Karen, camina rápido.

Así, pues, la coma acaba por determinar el sentido de la expresión. El primer enunciado refiere cómo camina Karen, mientras que en el segundo, se le pide a Karen que camine rápido.

Otro aspecto que se debe tener en cuenta es que la coma separa vocativos en cualquier orden: al principio, en medio, o al final de la oración.

Ejemplos:

  • Sergio, dime dónde están los zapatos.
  • Dime, Sergio, dónde están los zapatos.
  • Dime dónde están los zapatos, Sergio.

Antes de cerrar esta breve explicación, vale la pena recordar que las comas no sólo sirven para organizar nuestro discurso y separar elementos entre sí. Además, en ciertas ocasiones, son tan importantes que acaban por definir el sentido del enunciado. Veamos un ejemplo mundialmente famoso sugerido por Julio Cortázar:

"Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda".

Poner una coma en el lugar justo, hace que el enunciado diga una cosa u otra:

  • "Si el hombre supiera realmente el valor que tiene, la mujer andaría en cuatro patas en su búsqueda".
  • "Si el hombre supiera realmente el valor que tiene la mujer, andaría en cuatro patas en su búsqueda".

Así las cosas, basta una coma para dirimir el conflicto de los sexos. Tan fácil y sencillo, como complejo y fascinante.

Como hemos podido apreciar, los usos más básicos de la coman no deben ser dolores de cabeza, ni materia disponible únicamente para taumaturgos del lenguaje; no se trata de conocimientos cabalísticos, ni de teorías complejas, tan sólo es menester de práctica continua. Lo paradójico de los monstruos es que, en cuanto sabemos algo de ellos, ya no resultan tan monstruosos; de hecho, pueden llegar, incluso, a parecernos simpáticos.

Acabemos ya con esos vicios de omitir comas porque "no sé dónde ubicar esos símbolos paganos" o de abusar de su uso, porque "ponerlas en cualquier parte da la sensación de que algo sé sobre eso"; basta de improvisar, que saber esto no es cosa de otro mundo. Todo se reduce a observar, analizar y poner en práctica. ¡Ya está!

Referencias

---
Lorens Camp, M. J. (1995) Gramática española. Madrid: M.E. Editores.
---
Vivaldi, G. M. (2003) "La puntuación: las reglas y el temperamento" en Curso de redacción. Teoría y práctica de la composición y el estilo. Madrid: Paraninfo. Pp. 18-31.

Normas APA, sexta edición

2016_05_01_not_konpalabra_apa

En la escritura académica, es necesario utilizar fuentes de información de acuerdo con el tema. Del mismo modo, es necesario que en la presentación de los documentos académicos se citen todas las fuentes consultadas. Es muy importante tener en cuenta que la citación para el desarrollo de cualquier escrito es obligatoria, de lo contrario, el texto se podría considerar como PLAGIO. Esta falta se refiere a la utilización de producciones escritas u orales de otras personas dentro de un texto sin citarlas debidamente.

De acuerdo con lo anterior, existen varios tipos de normas que regulan la presentación de textos académicos. Unas de las más empleadas internacionalmente son las Normas APA, desarrolladas por la Asociación Americana de Psicología, que indican requerimientos específicos de trabajos científicos en lo referente a contenido, estilo, edición, citación, referenciación, presentación de tablas y figuras, etc. Se debe aclarar que las normas APA están concebidas para la presentación de artículos científicos, de manera que se deben adaptar con los mínimos cambios necesarios para la presentación de textos como ensayos o tesis de grado. De igual manera, es importante destacar que para el adecuado uso de la norma es necesario tener en cuenta los lineamientos de la Real Academia Española (RAE).

A continuación se presentarán las consideraciones más relevantes de la SEXTA edición de las normas APA (2010) actualizadas, por lo que se debe entender que el contenido expuesto en el presente documento es producto del Centro de Español para facilitar su uso.

Descargas

Puede descargar el documento de las normas APA, Sexta Edición:
Descargar en PDF

Si requiere mayor información puede acudir al manual completo en www.apastyle.org.

Las habilidades comunicativas ¿qué son?

2016_04_28_not_konpalabra_habilidades

Las Habilidades o Competencias Comunicativas se entienden como un conjunto de procesos lingüísticos que se desarrollan durante la vida, con el fin de participar con eficiencia y destreza, en todas las esferas de la comunicación y la sociedad humana. Hablar, escuchar, leer y escribir son las habilidades del lenguaje. A partir de ellas, nos desenvolvemos en la cultura y la sociedad, y a través de su desarrollo, nos volvemos competentes comunicativamente.

El lenguaje verbal y el no verbal (cine, música, pintura, etc.), la diversidad lingüística, la gestualidad, la emocionalidad, la comprensión de las diferencias, las semejanzas entre el habla y la escritura y el papel mediador de la lectura, cimientan nuestra capacidad de comprender, interpretar y elaborar contenidos comunicativos, para la interpretación del mundo, la expresión de la subjetividad y el ejercicio de nuestra ciudadanía.

Existen diferentes clasificaciones de habilidades comunicativas. Aquí presentamos algunas nociones básicas.

Habilidades verbales de recepción

Escuchar

Es la capacidad de sentir, de percibir sensorialmente lo que transmite otra persona, comprender el mensaje; este aspecto permite al oyente, evaluar la importancia de lo escuchado para responder acertadamente al interlocutor; exige además tomar conciencia de las posibilidades de tergiversación de los mensajes.

Leer

La lectura es fundamental en el desarrollo de habilidades y competencias comunicativas del ser humano. Como realización intelectual, es un bien colectivo indispensable en cualquier contexto económico y social. Como función cognitiva, permite el acceso a los avances tecnológicos, científicos y de la información. Da la posibilidad de recrear y comprender mejor la realidad. Leer, es ser capaz de dialogar críticamente con el texto, tomar una postura frente a él y valorarlo integrándolo en el mundo mental propio.

Habilidades verbales de emisión

Hablar

Se denomina hablar a la capacidad que tiene el ser humano de comunicarse mediante sonidos articulados. Estos sonidos son producidos por el aparato fonador, que incluye lengua, velo del paladar, cuerdas vocales, dientes, etc. Esta propiedad es distintiva en el hombre, ya que si bien está presente en distintas especies del reino animal, es en la naturaleza del hombre en la que alcanza su más alta manifestación, en la medida en que despliega un altísimo grado de complejidad y abstracción en lo referente al contenido.

Escribir

La expresión escrita representa el más alto nivel de aprendizaje lingüístico, por cuanto en ella se integran experiencias y aprendizajes relacionados con todas las habilidades lingüísticas (escuchar, hablar y leer) y se ponen en funcionamiento todas las dimensiones del sistema lingüístico (fonológica, morfo-sintáctica, léxica-semántica y pragmática).

La escritura es una habilidad compleja, que implica que el escritor tenga conocimientos, habilidades básicas, estrategias y capacidad para coordinar múltiples procesos.

Habilidades no verbales

Las habilidades no verbales son todas aquellas que incluyen el lenguaje corporal y todo lo que no sean las palabras. Es el arte de interpretación de símbolos y señales comunicados por los gestos, expresiones faciales, contacto visual, la postura, etc. El tono de voz por ejemplo es una habilidad no verbal por excelencia porque no es la palabra, sino el matiz de la palabra, es el lenguaje corporal de la palabra. La capacidad de comprender, resignificar y utilizar la comunicación no verbal o lenguaje corporal, es una poderosa herramienta para conectarse con los demás y con la realidad circundante.

Nuestra sección Caleidoscopio es un espacio en el que periódicamente publicaremos nuevos consejos, notas y artículos relacionados con las habilidades comunicativas en sus diferentes aspectos.

Ir a Caleidoscopio

Referencias bibliográficas

  • Universidad Nacional de Colombia. (1990). ‪Habilidades comunicativas y del lenguaje: guía para su estimulación. Bogotá: Universidad Nacional de Colombia. ISBN 9586280535.
  • Vallverdú, N. (2002). Representación e inferencia. El proceso de la interpretación. España: Departamento de Filología Española, Universidad de Oviedo. [Enlace]