Usted está en: Inicio / Caleidoscopio / El Debate

2016_08_26_not_konpalabra_el_debate

El debate, es aplicar la habilidad de la palabra oral en una discusión, no pelea, entre dos personas que exponen sus argumentos a favor o en contra de un tema dado.  A continuación se te mostrarán las condiciones, características y desarrollo de un debate.

Para que exista un debate, es necesario que:

  • El tema a discutir sea potencialmente polémico para que las partes que discuten puedan exponer sus argumentos a favor y en contra. Si todos están de acuerdo en un punto de vista, la posibilidad de debatir será inexistente.
  • Haya un moderador que dará la palabra a los participantes y mantendrá el orden para que la discusión se mantenga en el campo argumental y nunca pase a insultos personales o se desvíe a otros temas que disgreguen la intención inicial.

Un debate ofrece por lo general la siguiente estructura:

  • Introducción, en la que el moderador presenta a los participantes y enuncia clara y puntualmente el tema de la discusión.
  • Exposición inicial, cuando cada participante expone su posición frente al tema que se debate. Esta declaración debe ser clara para que a los oyentes no les quede ninguna duda acerca de su manera de pensar; además, como en todas las intervenciones, debe estar libre de insultos o descalificaciones a la mirada contraria.
  • Discusión, es la parte central del debate en la que los contendientes confrontan y argumentan sus opiniones. Como en el paso anterior, esta discusión debe centrarse en el tema y no en la persona; sólo así se logrará hacer claridad o abrir la posibilidad de otras miradas en lugar de  convertir el ejercicio en una disputa que sólo generará resentimientos y oscuridad en los conceptos.
  • Conclusión, cuando cada uno de los competidores resume su postura; es importante agregar que en este punto, el pensamiento inicial puede haber sido modificado debido a los argumentos expuestos por la parte contraria. Esto es absolutamente válido pues es probable que los razonamientos hayan sido suficientemente concluyentes  y logren variar la postura con la que se empezó.
  • Despedida, está a cargo del moderador quien pone fin al debate resumiendo los puntos tratados.

De un debate apropiadamente hecho puedes obtener los siguientes beneficios:

  • Crecimiento de la habilidad argumentativa porque de la calidad y profundidad de tus razonamientos depende la mayor o menor aceptación de la posición personal.
  • Desarrollo de la capacidad de escucha pues para responder debidamente las ideas planteadas por el interlocutor, debes estar atento a lo que éste dice.
  • Respeto por el otro ya que en el debate se discuten las ideas pero nunca la persona en sí misma; tienes que despojarte de los prejuicios, simpatías o antipatías, para centrarte en el tema que se está discutiendo.
  • Apertura de mente, en la medida que en la discusión se pueden ver las dos caras de una misma moneda y de pronto puedes darte cuenta que no habías considerado otra manera de llegar al tema y te parece interesante.

Aunque en algunos debates se proclaman vencedores, realmente no tendría que ser así, porque no se gana ni se pierde, simplemente se exponen ideas con mayor o menor claridad y queda la posibilidad abierta para que los asistentes amplíen sus miradas sobre ese aspecto de la realidad.

Para preparar un debate debes tener en cuenta:

  • Quienes debaten deben tener un conocimiento amplio y actualizado sobre el tema; no es posible improvisar ni ofrecer fuentes poco confiables a la hora de argumentar.
  • El moderador también tiene que conocer el asunto para poder hacer la mediación entre los participantes.

Para más información, puedes consultar la siguiente página donde se hace el análisis de un debate: Técnicas de debate en la clase de ELE. Análisis de un caso práctico.

Publicado por Maríae Segura El día 08/29/2016 Enlace permanente Comentarios (0)