« junio 2016 | Inicio | septiembre 2016 »

5 posts from agosto 2016

08/29/2016

De argumentos y argumentaciones

2016_04_28_not_konpalabra_argumentaciones

Convencer, persuadir, dar razones, son los pilares de la argumentación que, como vemos en la cita, se inició muy temprano en la historia de la humanidad, desde el momento en el que el ser humano debió elevar su voz para reclamar algo que se le había negado. A lo largo del tiempo la argumentación ha cambiado de formas pero sigue estando presente aún en esta época de las comunicaciones instantáneas y en línea.  Cuántas veces no has tenido que defender lo que piensas, convencer a otros de la validez de tus razones…y no solamente en tus trabajos académicos sino y especialmente en la vida cotidiana.  Y digo especialmente, porque es allí, en lo que sucede todos los días, donde debes tener claras tus ideas y pensamientos para decirlos con propiedad y que los demás los entiendan y los compartan o no. 

De lo anterior se deduce que para dar razones es necesario que sepas y estés convencido de las ideas que propones; que tus argumentos sean válidos, lógicos y no pretendan engañar a quien te escucha; que los razonamientos estén dirigidos al asunto que se debate y no a ofender a tu opositor; y ten en cuenta que “en la intensidad de la adhesión de un auditorio a ciertas tesis, ya no es posible ignorar por completo, al creerlas irrelevantes, las condiciones psíquicas y sociales sin las cuales la argumentación no tendría objeto ni efecto”  (Perelman, Ch. y Olbrechts-Tyteca, L. en Margarit, A. M. 2008. s.p.).

Tipos de Argumentos

  • Basados en datos: Se presenta información irrebatible, datos estadísticos o demostrables, así como también informaciones que se presumen como ciertas o válidas. Sin embargo, no necesariamente la inferencia argumentos-conclusión será cierta, a pesar de que lo sean los datos que la sustentan. Suele tener una efectividad concreta a la hora de convencer a los receptores, especialmente a aquellos que se dejan seducir por los conocimientos y los datos concretos, sin ahondar demasiado en las conclusiones.
  • Basados en valores: Se apela al sentido emotivo o afectivo del receptor, que al ser convencido de que algo es bueno o malo en sí mismo, seguramente se inclinará por la aceptación o el rechazo natural a eso. Puede ser útil cuando se trate de convencer sobre cuestiones vinculadas a la salud o a lo convencionalmente aceptado.
  • Basados en definiciones: Cuando a partir de la definición de algo que interviene directa o indirectamente en el argumento es como se llega a la conclusión. De ese modo, la conexión con el argumento tiene un carácter de natural, y da la impresión de que es cierto ‘en sí mismo’, ‘por definición’. Esto en muchos casos es cierto, pero también puede ser falso.
  • Basados en descripciones: Es una forma de acumular varias argumentaciones en una. Si se trata de persuadir sobre la importancia de algo en virtud de muchas causas, lo más lógico será describir ese fenómeno, añadiendo detalles que terminen por concluir en la ventaja o desventaja de su aplicación.
  • Basados en la autoridad: Este tipo de argumentos se apoya en alguna figura reconocida como una autoridad, que de su apoyo se deriva la importancia de que todos lo apoyen. En la antigüedad (especialmente en las monarquías), era sin dudas el argumento de mayor fuerza, y más de una persona ha intentado desafiarlos costándole la muerte. Hoy por hoy, tiende a estar más instaurada la idea de que aún las autoridades vigentes pueden tener errores de apreciación, o se puede disentir con ellas.
  • Basados en comparaciones: Como las personas suelen verse tan reflejadas en lo que le ocurre a los demás, suelen tener mucho efecto este tipo de argumentos. Se presume que como otro estaba en la misma situación, tomó cierto camino y tuvo ciertos resultados, cuando uno esté en esa situación tomando el mismo camino tendrá los mismos resultados. A pesar de su marcada incerteza, se utiliza mucho en lugares como la política.
  • Por generalización: En algún punto similar a las comparaciones, pero con algo más de validez científica: si muchos casos iguales en una variable cumplen con cierta condición, probablemente otros con la misma también la cumplen.

Tomado de: Tipos de argumentos

Para conocer algo más sobre la argumentación, visita este sitio: La argumentación: Lo mismo y lo nuevo – Roberto MARAFIOTI

Cuando se argumenta una idea, es posible encontrar razones falsas con apariencia de certeza llamadas Falacias que pueden ser formuladas por ignorancia o con intención.  Si quieres saber más sobre las falsas argumentaciones, echa un vistazo a esta dirección de la Universidad Nacional Autónoma de México – Unam -: Falacias

Y en esta dirección encontrarás un ejemplo básico y sencillo de cómo se puede construir un texto argumentativo: Historia de un texto argumentativo

Referencias

Gabilondo, A. (17 de febrero de 2012) Argumentar es más que opinar. [Mensaje en un blog] El Salto del Ángel  Recuperado de: [Enlace]

Margarit, A. M. 2008. Demostración y Argumentación. Rosario.  Facultad de Ciencia Política y Relaciones Internacionales, Universidad del Rosario.  Recuperado de: [Enlace]

Pallas, C. 2006. La Argumentación, su historia a través de los filósofos. Montevideo. Centro de Impresiones y Publicaciones Nibia Sabalsagaray. Recuperado de: [Enlace]

Tipos de argumentos. Recuperado de: [Enlace]

¿Cómo construir un buen párrafo?

2016_04_28_not_konpalabra_buen_parrafo

Elementos del párrafo:

1) Oración: Palabra, o conjunto de palabras, cuyo sentido es total. Es un elemento independiente.

No es aconsejable escribir oraciones demasiado largas, de veinte o treinta palabras es lo recomendado. También es un buen método ir separándolas con punto seguido. Recuerda que la oración corresponde a la estructura: Sujeto + Verbo + Complemento.

2) Eje temático: El párrafo consta de una idea central, que por lo general se sintetiza en una oración llamada oración temática (que orienta el desarrollo del párrafo y es el eje del mismo), y de oraciones secundarias o de apoyo (entre 4 y 5), que son los argumentos que explican y sostienen la idea principal.

La medida justa de un párrafo es de máximo cinco o seis oraciones.

Párrafo = ORACIONES 

  • 1 Oración Temática (principal)
  • 4 – 5 Oraciones de apoyo

Importante:

Para escribir un buen párrafo, previamente se debe definir un tema, o «algo sobre lo que se piensa hablar». Se debe pensar en la oración temática y expresarla teniendo en cuenta que tenga los elementos necesarios para exponer un pensamiento completo.

Lo esencial en la construcción de un buen párrafo es la brevedad, la claridad, la precisión y la eficacia con que se expresan las ideas. Además, se recomienda cambiar de párrafo cuando complete un proceso lógico y/o cuando el cansancio visual del lector lo exija.

Ejemplo

La argumentación forma parte de nuestra vida cotidiana. Su presencia es altamente frecuente en las diversas situaciones de comunicación que atravesamos. Se halla en las discusiones con amigos, familiares y otras personas con las cuales intercambiamos a diario problemas comunes. Del mismo modo, aparece en los textos publicitarios, en los debates públicos acerca de temas polémicos, cartas de lectores, programas periodísticos, en los tribunales…»

Negrilla: Oración temática

Subrayado: Oraciones de apoyo.

¿Cómo hacer una exposición de calidad?

2016_04_28_not_konpalabra_exposicion_de_calidad

El Diccionario de la Real Academia Española dice que exponer es: “Presentar algo para que sea visto. Manifestar o dar a conocer algo. Declarar, interpretar, explicar el sentido genuino de una palabra, texto o doctrina que puede tener varios o es difícil de entender”. Es decir que cuando expones,  presentas algo que no se conoce o das luces sobre un asunto de difícil comprensión; por tanto, la claridad en la expresión y el conocimiento del tema son aspectos concluyentes para una buena disertación.

¿Cuál es la estructura de una exposición oral?

Como la mayoría de los textos, la exposición oral tiene Introducción, Desarrollo  y Conclusiones que deben ser cuidadosamente preparadas para captar la atención del público.

La Introducción es la primera impresión que tus oyentes van a hacerse no sólo de ti sino del tema que presentas, por consiguiente debe ser corta, motivadora y precisa. Además, tu actitud debe ser confiada y segura, todo lo que vayas a necesitar debe estar en su lugar y así no darás la impresión de estar improvisando.  Expresiones como: me propongo exponer, el objetivo de este, muchos piensan que, deseo manifestar mi, nos dirigimos a ustedes para, acabo de presenciar un hecho que, sobre el tema de, es un hecho que, quisiera comenzar mi exposición diciendo que, en primer lugar, en primer término, para empezar, pueden serte útiles al momento de arrancar tu exposición.

El Desarrollo es la parte en la que darás a conocer el tema que has preparado, y debe tener un orden lógico; irás de lo general a lo específico y si tienes ayudas audiovisuales, éste será el momento de presentarlas teniendo en cuenta que son ayudas pero no sustituyen tu intervención.  Puedes echar mano de anécdotas, preguntas al auditorio, alguna actividad si lo consideras pertinente; lo importante es no cansar a los oyentes para que el mensaje logre interesarlos. El uso de expresiones como: a continuación, enseguida, en segundo lugar, además, también, hay que añadir que, del mismo modo, igualmente, asimismo, en otras palabras, es decir, te puede ser de utilidad.

La Conclusión es el momento cuando haces una síntesis de lo dicho, ofreces algunas opiniones personales al respecto y ésta, como la introducción y el desarrollo, debe haber sido planeada con cuidado.  Es importante hacer saber al público que se está llegando al final de la conferencia usando expresiones como: en resumen, resumiendo, en síntesis, en pocas palabras, en suma…

La Plenaria o coloquio es el espacio final para responder las preguntas que surjan en el auditorio; resulta importante saber escuchar, responder tan claramente como sea posible a las preguntas, remitir a otras fuentes o ejemplos y hacer hincapié en las conclusiones que presentaste al terminar tu charla.

¿Qué se debe tener en cuenta antes de una exposición?


En lo personal

Tu presentación personal debe ser impecable; todo el auditorio estará pendiente no sólo de tu exposición sino de tu aspecto, además que es un acto de respeto por tu público.

Llegar con tiempo suficiente para tener listos tus apuntes y los medios tecnológicos que vayas a utilizar

Hablar con un tono de voz agradable, ni muy alto ni muy bajo; expresarte con claridad pero de manera amena, tus oyentes no tienen que sentir que los estás regañando; regular la velocidad del discurso, si hablas muy lento aburres y si lo haces demasiado rápido se pierde el mensaje.

Hacer uso de la expresión oral, gestos, movimiento de manos, de tal manera que te sirva para acentuar lo que dices sin distraer o molestar a quienes te escuchan.

Ensayar cuantas veces sea necesario de manera que puedas ajustar el tiempo, la presentación de material de apoyo y el orden de la exposición. En este paso te darás cuenta si estás recurriendo al uso de muletillas y podrás eliminarlas y usar sinónimos si es el caso.

En lo temático

Elegir el tema y delimitar sus alcances; tú eres el primer oyente y debes tener claro qué quieres comunicar.  Si te saltas este paso, tu conferencia no tendrá coherencia y saltarás de un tema a otro sin que puedas hacer ninguna conclusión.

Recopilar toda la información que puedas, lo que incluye material escrito, visual, gráfico para que tengas una mirada muy amplia sobre el tema.

Clasificar la información de manera que tengas un orden lógico a la hora de exponer; este paso es particularmente importante pues hará que tu conferencia tenga un hilo conductor que tus oyentes puedan seguir.

Elaborar un guion de todo el discurso, no para leerlo, sino para tener a la mano los pasos que ya has definido previamente.

En lo operativo

Asegúrate que los distintos aparatos que vayas a necesitar estén funcionando correctamente, ajusta la altura del micrófono o si es para sujetarse a la ropa mira dónde te lo pones, pregunta si alguien estará encargado de pasar las presentaciones que llevas o si lo harás tú mismo; y en ese caso verifica que conoces cómo opera el sistema.

Revisa qué tan grande es el espacio que tienes para desplazarte, si tienes un atril o mesa dónde dejar tus apuntes, prueba si es mejor combinar momentos de pie y sentado.

Cumplidos estos pasos, sólo te queda disfrutar de contarle a otros aquello que sabes y te interesa.

Para más información puedes dirigirte a los siguientes sitios:

La exposición oral

16 errores comunes al hablar en público

El Resumen

2016_08_26_not_konpalabra_el_resumen

¿Qué es un resumen?

Un resumen es un texto informativo breve, oral o escrito, en el que se identifica y organiza lo más importante de un texto, materia o asunto. Durante el proceso de elaboración de un resumen se desarrollan habilidades de lectura, comprensión y escritura.

Un buen resumen depende, específicamente, de la capacidad de lectura y de comprensión de la persona que lo elabora. Si no se comprende bien aquello que se lee, el resumen presentará deficiencias.

¿Para qué sirve un resumen?

La realización de resúmenes facilita la retención de información y comprensión a la hora de estudiar y leer un texto; además, facilita el análisis, para encontrar argumentos que soporten nuestros puntos críticos.

¿Cómo hacer un resumen?

1) Lectura exploradora del texto (Título, autor, y palabras comunes- Identificar el tema).

2) Lectura detenida y separación del texto en bloques temáticos (de esta manera nos damos cuenta si el texto trata más de un tema y varias ideas principales).

3) Determinación de la estructura del texto (separar las partes que lo componen).

4) Subrayado de las ideas principales.

5) Redacción del resumen. Todo resumen corresponde a una nueva redacción y debe hacerse siempre en 3ra persona.

6) El resumen debe ser objetivo. Se deben evitar las apreciaciones subjetivas por parte del escritor del resumen.

Ejemplo:

“Cien años de soledad es una novela de Gabriel García Márquez que presenta la historia de la familia Buendía a lo largo de cien años. En esta obra se muestra la fundación de un pueblo, las vicisitudes de su gente y el desarrollo industrial como tal. Además, se presentan episodios relacionados con la guerra, la política y la cultura del Caribe…”

¡¡¡Importante!!!

Una vez realizado el resumen, es conveniente leerlo para comprobar que es coherente y que se ha elegido el mejor orden para tratar con nuestras palabras la exposición de las ideas originales; debe tener unidad y sentido pleno.


Referencias

Escuela de Ciencias Humanas. Cómo escribir... el título y el resumen de un artículo. Guía 49b / 21.07.2003 / 1a versión. Bogotá: Universidad del Rosario. Recuperado de: http://www.urosario.edu.co/cienciashumanas/GuiasdeCalidadAcademica/49b/

Vivanco, V. (2008). El don de la escritura. Comunicar con estilo profesional. Madrid: Paraninfo.

El Debate

2016_08_26_not_konpalabra_el_debate

El debate, es aplicar la habilidad de la palabra oral en una discusión, no pelea, entre dos personas que exponen sus argumentos a favor o en contra de un tema dado.  A continuación se te mostrarán las condiciones, características y desarrollo de un debate.

Para que exista un debate, es necesario que:

  • El tema a discutir sea potencialmente polémico para que las partes que discuten puedan exponer sus argumentos a favor y en contra. Si todos están de acuerdo en un punto de vista, la posibilidad de debatir será inexistente.
  • Haya un moderador que dará la palabra a los participantes y mantendrá el orden para que la discusión se mantenga en el campo argumental y nunca pase a insultos personales o se desvíe a otros temas que disgreguen la intención inicial.

Un debate ofrece por lo general la siguiente estructura:

  • Introducción, en la que el moderador presenta a los participantes y enuncia clara y puntualmente el tema de la discusión.
  • Exposición inicial, cuando cada participante expone su posición frente al tema que se debate. Esta declaración debe ser clara para que a los oyentes no les quede ninguna duda acerca de su manera de pensar; además, como en todas las intervenciones, debe estar libre de insultos o descalificaciones a la mirada contraria.
  • Discusión, es la parte central del debate en la que los contendientes confrontan y argumentan sus opiniones. Como en el paso anterior, esta discusión debe centrarse en el tema y no en la persona; sólo así se logrará hacer claridad o abrir la posibilidad de otras miradas en lugar de  convertir el ejercicio en una disputa que sólo generará resentimientos y oscuridad en los conceptos.
  • Conclusión, cuando cada uno de los competidores resume su postura; es importante agregar que en este punto, el pensamiento inicial puede haber sido modificado debido a los argumentos expuestos por la parte contraria. Esto es absolutamente válido pues es probable que los razonamientos hayan sido suficientemente concluyentes  y logren variar la postura con la que se empezó.
  • Despedida, está a cargo del moderador quien pone fin al debate resumiendo los puntos tratados.

De un debate apropiadamente hecho puedes obtener los siguientes beneficios:

  • Crecimiento de la habilidad argumentativa porque de la calidad y profundidad de tus razonamientos depende la mayor o menor aceptación de la posición personal.
  • Desarrollo de la capacidad de escucha pues para responder debidamente las ideas planteadas por el interlocutor, debes estar atento a lo que éste dice.
  • Respeto por el otro ya que en el debate se discuten las ideas pero nunca la persona en sí misma; tienes que despojarte de los prejuicios, simpatías o antipatías, para centrarte en el tema que se está discutiendo.
  • Apertura de mente, en la medida que en la discusión se pueden ver las dos caras de una misma moneda y de pronto puedes darte cuenta que no habías considerado otra manera de llegar al tema y te parece interesante.

Aunque en algunos debates se proclaman vencedores, realmente no tendría que ser así, porque no se gana ni se pierde, simplemente se exponen ideas con mayor o menor claridad y queda la posibilidad abierta para que los asistentes amplíen sus miradas sobre ese aspecto de la realidad.

Para preparar un debate debes tener en cuenta:

  • Quienes debaten deben tener un conocimiento amplio y actualizado sobre el tema; no es posible improvisar ni ofrecer fuentes poco confiables a la hora de argumentar.
  • El moderador también tiene que conocer el asunto para poder hacer la mediación entre los participantes.

Para más información, puedes consultar la siguiente página donde se hace el análisis de un debate: Técnicas de debate en la clase de ELE. Análisis de un caso práctico.