Usted está en: Inicio / Caleidoscopio / El arte de hacer preguntas

Cuando haces preguntas esenciales, llegas al centro de un tema, de un asunto y te preparas para aprender conceptos y encontrar el sentido de tu vida. ¿O cómo crees que han sucedido los cambios que generaron el desarrollo? Alguien, en un momento dado hizo las preguntas precisas que llevaron a buscar las razones de ciertos fenómenos, comportamientos, modificaciones…Cuando un campo del conocimiento deja de hacer preguntas, sencillamente muere. Y en la vida cotidiana también las preguntas desempeñan un papel importante; preguntarte sobre lo que quieres de tu vida, por qué, cómo, con quién, cuándo… son interrogantes que te permitirán tomar las riendas de tu existencia y no permitir que fuerzas externas te lleven a lugares o situaciones que no deseas. 

Por todas las razones anteriores, a continuación vas a ahondar un poco en este asunto de hacer preguntas. 

¿Qué es una pregunta?

Una pregunta es una interpelación que se realiza con la intención de obtener algún tipo de información. Con esta interrogación, se espera recibir una respuesta que incluya los datos buscados.

Clases de preguntas

En términos generales se puede decir que hay 5 clases de preguntas:

  1. Preguntas abiertas. Aquellas que no se pueden contestar con un “no” o un “si”. Su fuerza estriba en solicitar información sobre emociones y pensamientos. Las preguntas abiertas se utilizan para obtener información. Se diseñan para averiguar lo que hay en la mente, mientras se van produciendo las propias ideas, se apoyan en el qué y quién, en el cómo, el cuándo, el donde y el por qué.
  2. Preguntas reflexivas. Piden una consideración previa y su posterior conversión en otra pregunta formulada con otra fraseología. La pregunta reflexiva da la oportunidad de volver a pensar, de reconsiderar o de volver a manifestar los pensamientos e ideas que le han llevado a dar la respuesta anterior. Ayudan a aclarar y a definir áreas de preocupación de las que puede no ser consciente o que no ha sido capaz de expresar. Por ejemplo ¿Quiere decir que…? ¿Ya probó algo parecido, y le parece que…?
  3. Preguntas directivas. Dirigen la atención hacia la decisión que tu desees que tome. Expone una idea dada o un punto de vista determinado, las palabras “podría o debería” como todas las utilizadas en condicional exponen una idea, clarifican un pensamiento o ayudan a comprender una ventaja. ¿Cuánto tiempo cree usted que podría ahorrarle esta ventaja? ¿De qué manera sería mejor el nuevo plan más que el antiguo?
  4. Preguntas de opción múltiple. Son una forma de pregunta directa, se pueden utilizar para conducir hacia la venta. Pueden dirigir la atención hacia un tipo de decisión, por ejemplo ¿El rojo o el negro? ¿Preferiría llevarse 2 con el 15% de descuento?
  1. Preguntas cerradas. Requieren un “si” o un “no” o un simple dato por respuesta. Estas son útiles para estrechar el círculo de opciones con rapidez. ¿Entiende lo que le quiero decir? ¿Me quieres?

Cuando estás leyendo un texto académico y literario, también deberías hacer preguntas con el fin de lograr una comprensión amplia del escrito.  Éstas, estarán referidas a los niveles de lectura así:

  1. Preguntas literales serán aquellas cuyas respuestas se encuentran en el discurso.
  2. Preguntas inferenciales son las que te implican deducir la respuesta de unos datos o pistas que están dados en el escrito.
  3. Las preguntas de valor, te exigen hacer juicios de valor o reflexiones surgidas con la lectura.

¿Para qué se hacen preguntas?

Si bien la respuesta pudiera parecer obvia, “para saber algo que no sé”, es importante profundizar un poco sobre los motivos que pueden llevarte a formular un interrogante.  Por ejemplo, si de verdad tienes interés en conocer más sobre un asunto o interesarte por la situación de alguien, tus preguntas serán auténticas y vas a buscar las respuestas. No te mueve el deseo de hacer notar que sabes más que los demás o cumplir con una norma de educación.  A partir de esta manera de  buscar, surgen las preguntas generadoras, que son aquellas que te impulsan a indagar, consultar fuentes, datos para establecer nuevas conexiones y relaciones. 

Importancia de preguntar

Hacer preguntas académicas o sobre la vida es importante porque:

  • Te permite comparar, hacer síntesis, interpretar las distintas posibilidades de un asunto.
  • Relacionas los contenidos aprendidos con tu realidad y esto puede cambiar la perspectiva desde donde miras los sucesos de tu vida.
  • Obtienes un aprendizaje auténtico en lo teórico y en la práctica cotidiana.

La siguiente dirección te puede ser de utilidad:  https://www.criticalthinking.org/resources/PDF/SP-AskingQuestions.pdf

Publicado por Maríae Segura El día 09/16/2016 Enlace permanente Comentarios (0)