Usted está en: Inicio / Se escribe así / La cohesión textual

Cassany (1995) explica que la cohesión textual es el hilo que permite a las perlas de un collar estar unidas. La cohesión se establece gracias al uso de los signos de puntuación, las conjunciones, conectores… La cohesión es importe en el texto porque de esta manera logramos que nuestro mensaje se transfiera de manera completa al destinatario. Por el contrario, si un texto no presenta buena cohesión textual se arriesga a que sea confuso y su mensaje se pierda.

Una manera de tener una buena cohesión textual es evitar la repetición de una misma palabra tanto como sea posible. La mejor forma de hacer esto es mediante el uso de los siguientes usos cohesivos:

Función

Ejemplos de palabra

Adición

Además, y, también, de la misma manera

Separación

o, u, también

Oposición

Por el contrario, en cambio, sino, sino que

Causa

Puesto que, ya que, porque

Comparación

Como, más xxxx que, menos xxxx que

Tiempo

Finalmente, previamente, para finalizar, después

Condicional

Si, con tal que, solo si

Espacio

En el medio, a la derecha, en el fondo

Limitación

Pero, aunque, no obstante, sin embargo, mas

Ejemplos:

  • Aviso a los clientes: este establecimiento para su tranquilidad utiliza productos que no han sido probados en animales (no queda clara si la tranquilidad es del cliente o del establecimiento).
  • José está satisfecho con la comida, y yo lo mismo (Estoy satisfecho por José o por la comida que yo consumí).
  • Él estudió toda la noche para el examen, incluso, no lo aprobó. (Aquí se pierde el sentido de la frase por el mal uso del conector que debería ser: pero).
  • ¿Juan cómo estás? (En este ejemplo se puede ver que la oración pierde el sentido a causa de la falta de la coma vocativa. Uso correcto: ¿Juan, cómo estás?)

El buen uso de la cohesión textual depende del conocimiento de las reglas gramaticales de la lengua y de la intención comunicativa que tiene el escritor.

Referencias

Cassany, D. (1995). La cocina de la escritura. Barcelona: Anagrama.

Publicado por Fundación Universitaria Konrad Lorenz El día 09/12/2016 Enlace permanente Comentarios (0)