Usted está en: Inicio / Se escribe así / Comparativos y superlativos

Cuando se hacen comparaciones de superioridad o inferioridad, es imprescindible incluir la palabra “que”. Así,

 

  • El guepardo es más veloz que el tigre. (Superioridad)
  • El agua es menos viscosa que la miel. (Inferioridad)
  • El costo de vida es mayor en Europa que en Colombia. (Superioridad)

 

En el caso de establecer una relación de igualdad o semejanza, es necesario emplear las palabras tanto + como (en el caso de un comparar una misma acción) y tan + como (en el caso de un adjetivo). Ejemplos:

 

  • Liliana trabaja tanto como yo.
  • Esta bebida es tan nutritiva como una fruta.

 

En el caso de un superlativo, esto es, destacar en su grado máximo una cualidad o un atributo de algo o alguien, se debe evitar agregar intensificadores. Es incorrecto decir: “El trabajo de Pedro es muy excelente”, pues la cualidad de “excelencia” no admite grados. Otro tanto sucede con las palabras: “precioso, delicioso, extraordinario, pésimo, horrible, máximo, mínimo, magnífico, horroroso” (Ballesteros, 2017).

Asimismo, hay que tener presente que algunos superlativos se forman de manera irregular:

Cualidad

Grado superlativo

acre

acérrimo

antiguo

antiquísimo

fuerte

fortísimo

íntegro

integérrimo

pulcro

pulquérrimo

 

Referencias:

Ballesteros, M. (2017). Adjetivos que no admiten grados. El blog para aprender español. Recuperado de https://blogdeespanol.com/2017/02/adjetivos-no-admiten-grados/

 

Instituto Mediterráneo Sol (s.f.). Comparativos y superlativos. Recuperado de https://www.inmsol.com/es/gramatica-espanola/comparativos-y-superlativos/

Publicado por Edson Guáqueta El día 02/27/2019 Enlace permanente Comentarios (0)